sábado, 5 de noviembre de 2005

Estoy en Nueva York


Estaba leyendo mails antiguos para poner el correo al día, y he leído uno de los textos que me mandan de la página de Paulo Coelho (estoy suscrito, os lo recomiendo, porque textillos de estos cortos que hacen pensar de vez en cuando no vienen mal...). Quería compartirlo, me parece bastante interesante la conclusión que se puede sacar. La frase del mendigo da mucho que pensar, y los motivos que conducen a cada uno a actuar como actuamos para encontrarnos determinadas cosas por el camino... La verdad es que yo también pienso que para todo hay un motivo (un besillo pa Lorena desde aquí, ella sabe por qué...)... En fin sin enrrollarme más os lo dejo aquí puesto, ya me direis qué os parece... (es mu' cortillo y merece la pena).
Estoy en Nueva York (Paulo Coelho)
Estoy en Nueva York, me he levantado tarde, tengo una cita y, al salir a la calle, descubro que la grúa se ha llevado mi coche. Llego tarde a la cita, el almuerzo se prolonga más de lo que debía, salgo corriendo para ir al Departamento de Tráfico y pagar una multa que me va a costar una fortuna. Me acuerdo del billete de un dólar que me encontré ayer en el suelo, y establezco una relación aparentemente absurda entre aquel billete y todo lo que me ha sucedido esta mañana. Quizá recogí el billete antes de que lo pudiera encontrar la persona adecuada. Quizá aparté aquel dólar del camino de alguien que lo necesitaba. Quizá interferí con lo que está escrito. Tengo que deshacerme de él. Veo a un mendigo sentado en el suelo, le doy el dólar. Parece que he conseguido restablecer el equilibrio entre las cosas. "Un momento,” dice el mendigo. “No estoy pidiendo limosna; soy poeta.” Y me enseña una lista de títulos, para que yo escoja un poema. "El más corto, que tengo prisa.” El mendigo se gira hacia mí y recita: "Existe una forma de saber si ya cumpliste tu misión en la vida. Si sigues vivo es porque aún no la cumpliste.”
Espero que os haya gustado, y si no, que por lo menos os haya echo pensar. A muchos os parecerá una chorrada, pero bueno... Es lo que hay ^^
Como siempre, saludos para todos, nus vemos!!

3 comentarios:

Ana dijo...

La verdad es que es reconfortante que justifiquen la muerte con el cumplimiento de una misión, o que nos impulsen a buscarle un sentido a nuestra vida... pero si me voy a morir que leches, prefiero no cumplirla todavía :\
Por cierto, curiosa manera de poner excusas a ser gafe :PP

Luis dijo...

Jejeje, curiosa manera de ser gafe... por eso digo que es flipante la actitud de algunas personas ante las cosas que les pasan... unos (la mayoría) pensarían que son gafes, vaya día de perros, en fin esas cosas... pero otros buscan significado y se encuentran ante situaciones cuanto menos curiosas... la verdad es que no sabría decir lo que prefiero...

quejaleollevaeltren dijo...

Al habla una finalista radical. Como el protagonista de la historia, también creo (fervientemente) que todo sucede por algo... y así me lo demuestra mi vida cada día, que se convierte en una suma infinita de casualidades que encajan perfectamente... Lo que no tengo yo tan claro es que tengamos una misión, un por qué general que justifique toda, toda, toda nuestra vida... Quizá la misión sea simplemente sobrevivir...