lunes, 5 de abril de 2010

Los elefantes de mi infancia

Hace un par de días, volví de Tailandia. Tengo muchas cosas que contar de allí, pero mientras ordeno fotos y eso, me apetecía escribir unas palabrejas acerca de los elefantes. Y por qué los elefantes? Pues porque en Tailandia el elefante está presente en todos lados.Para empezar, es un símbolo religioso. En el hinduismo (aunque Tailandia es más bien budista...), el dios Ganesh tiene cabeza de elefante, pues su padrastro Shiva le cortó la cabeza al recién nacido de su esposa Parvati y el guardia con el que le fue infiel. Parvati, la pobre, prometió sustituir la cabeza por la del primer animal que se cruzase, y mira por dónde fue un elefante. Al parecer, en el budismo, se cree que Maya, la madre de Buda, concibió a éste a partir de un sueño en el que un elefante tocaba su barriga (a falta de palomas...).Pues bien, en un principio, al elefante se le tiene mucho respeto. Es majestuoso, amigable, y hasta se dice que son capaces de prevenir los frecuentes terremotos y tsunamis que ocurren en la zona (según parece, en 2005 un grupo de elefantes se puso a llorar horas antes de un tsunami, subiendo con la trompa a su lomo a un grupo de turistas y salvándolos así de la catástrofe, al no hacer caso de sus cuidadores e ir a refugiarse). Pero claro, también se les usa para transportar los árboles que se talan ilegalmente, se domestican la mayoría de ellos, haciendo disminuir su reproducción y dejando a la especie asiática hoy por hoy al borde de la extinción, por no hablar del tráfico de marfil debido a lo fácil que resulta cazarlos, o su malnutrición y peligro que corren en ciudades como Bangkok, donde desde hace tiempo son ilegales, lo cual no evita su posesión, sino que se les esconde y obliga a vagar por autopistas (y creedme, una autopista de Bangkok no es poca cosa...).Para mí ha sido bonito de alguna forma, la presencia del elefante en este viaje. A los de verdad los he visto más que nada para llevar excursiones de turistas en la pequeña isla de Phuket (digo a los de verdad porque había elefantes decorando todo tipo de establecimientos, así como en las puertas de discotecas, souvenires y un largo etcétera). Pero el elefante siempre trae a mi mente recuerdos de hace muuucho tiempo (cuando yo era no un niñato, sino un niñillo!). Y sí, a partir de aquí esta entrada se vuelve algo ñoña y nostálgica.Para empezar, siempre que mi hermano y yo nos poníamos a pintar y colorear con mi madre, la primera cosa que ella dibujaba era un elefante de grandes orejas sosteniendo un montón de globos de colores con la trompa. Siempre adoraré ese dibujo, no sólo por los momentos que representaba, sino porque aun hoy no entiendo cómo podía hacerme reír tanto.Recuerdo también como Dumbo era la única película decente que había en casa de mis abuelos, y de nuevo mi hermano y yo, dale que te pego al rewind (ains, aquellos maravillosos vhs) para pasar lo que hubiese grabado de la tele y ver las aventuras del elefante volador una y otra vez.
El animal favorito de una de mis titas siempre fue el elefante. Coleccionaba miniaturas, y tiene tantas y tan diferentes, que cuando vivía en Granada (hoy por hoy anda por Luxemburgo ella!!) a mi prima y a mí nos encantaba jugar con ellos, algunos más grandes, otros minúsculos, de metal, de colores...Y para terminar, un par curiosidades que me planteó la peli de Disney: cómo podía la cigüeña con el peso de Dumbo? Por qué nadie se acuerda de que Dumbo desubrió que volaba tras su primer ciego y posterior resaca? En fin, os dejo con el momento clave de la película, todos nos preguntaremos siempre si de verdad sólo bebieron un barril de vino o se tomaron alguna seta que otra...

Eso sí, lo que nunca vi ni veré jamás, es un elefante volar...
(imágenes de los elefantes de Phuket y del zoo de Singapur, de un servidor ^^')

8 comentarios:

Orologiaio dijo...

PUes fíjate tú que es de esos animales exóticos taaaaan introducidos en la vida occidental contemporánea que cuando lo ves por primera vez en vivo te quedas un poco de piedra...

A mí Dumbo me parecía bastante ñoña, por cierto. Molan mucho más los elefantes de El Libro de la Selva!!

:P

Hugo Mulholland dijo...

por culpa de tu blog me está llamando la atención una parte del mundo q no m atraía antes ^^

Frusly dijo...

Muy respetables esas bichos. A mí siempre me han dado muy buena espina y también los he tenido muy, pero que muy cerca. Lo que más recuerdo es como pinchaban al tocarlos, que cosas...

¡Nunca he visto Dumbo! D: ¿Habré tenido una infancia incompleta?

Thiago dijo...

Pues la diosa fue un poco cabrona, pq si en vez de cambiarle la cabeza le cambiara la polla, mas le valdría, jajaaj


Buenom un post muy tierno. He leído algo sobre los elefantes en la India creo, que dice que se usan para el juego del polo sobre elefantes, y que gracias a esos sobreviven pero que la cosa está chunga...


Bezos

caotico_jq dijo...

Welcome back a España!

Vaya, pues sí que has estado tú marcado por los elefantes en esta vida, ¿no?

El post me ha parecido muy interesante, desconocía lo de los elefantes que salvaron a unos turistas en el tsunami (y nunca había visto un cráneo de este animal).

Mike Medianoche dijo...

Y por qué los cuervos del final de la película Dumbo hablan andaluz? Quién fue el mamarracho que identificó los cuervos como andaluces? Dumbo es de mis pelis menos favoritas tanto por la escena de la borrachera como por la de la visita a la madre. Con esa escena yo lloraba una hartá.

AntWaters dijo...

Ohhh, al menos se entretenía la mujé antes de perder la cabeza :)

Tailandia... lo digo y creo que eso es todo lo que sé de Tailandia jajaa; podría decir lo mismo de el hierro, que está mas cerca :D (yo es que si por mí fuese aún no conoceríamos África)

Ohhhhhh, los elefantes se aprovechan de la adoración fálica; nunca vi Dumbo... pero yo pensaba que lo de la pluma para volar era una alusión gay...

Pooor cierto que ya voy - porque my man no me acompaña, que no le gusta la Tara -, por el cuarto capítulo. Te hablo de la serie de T., Mary Alice... y no recuerdo el otro.... la camionera... camionero que dice que perdió el pito en vietnan... No sé, me gusta; para empezar está el maromo aquel de mi gran boda griega, que me mola.... y por otro, tiene un hijo homo, que no tiene que salir del armmrio ni ná, qué bien... recuerdo la escena cuando el camionero prueba los muffins y dice "homo taste" jajaj A vé hacia donde va esto...

Ahhh, Dexter me moló un huevo jajaja, para nuestra desgracia, que son cuatro temporadas mas la que viene, chacho... qué espanto, y ahora esperar la quinta, y es que la cuarta temporá se las trae.

Bueno, que un abrazo de voy subiendo y además puedo saltar al espejo (¿eso sucede un par de años después?:)

eric dijo...

es verdad lo de la cigueña !!!
niño era peli favorita .....hace muchsimo .....
un abrazo !