miércoles, 18 de mayo de 2011

Enferma tú, bonita

Ayer fue el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, y vale que está ya muy hablado el tema, discriminar por motivo de orientación sexual está mal y todos lo sabemos. Un momento! Todos lo sabemos?
Personalmente no he sufrido nunca daños mayores por este motivo en cuestión, si bien es cierto que en secundaria escuché algún que otro "maricón" por parte de un par de los típicos capullos que daban más pena que rabia, un "queer" que me dijo un tío que se cruzó conmigo en Nueva York y en Madrid me encontré allá por el 2009 con un señor en un bar que intentaba convencernos a una amiga y a mí de que lo que me pasaba era una enfermedad "y curable oye, no tienes que fingir orgullo de lo que tienes", decía el amable ser (curioso, dos de tres en grandes capitales oye, y mira que paso tiempo en los pueblos). A mi tanta fecha conmemorativa y días internacionales a favor y en contra de cosas me confunden, así que tiremos de wikipedia un instante para situarnos un poco:
"El Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia (en inglés, International Day Against Homophobia, IDAHO) se celebra el 17 de Mayo coincidiendo con la eliminación en 1990 de la listas de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la homosexualidad." Es decir, que hace 21 años esto que yo tengo era considerado una enfermedad mental. Y yo estaba vivo y coleando! Qué suerte que en estos años haya avanzado tanto la cosa y pueda yo pasearme como y con quien quiera por el mundo... Un momento! Por todo el mundo? Sigue el artículo de wikipedia:
"Hoy alrededor de 80 países en el mundo criminalizan la homosexualidad y condenan los actos sexuales entre personas del mismo sexo con penas de prisión; nueve de estos países (Afganistán, Mauritania, Nigeria, Pakistán, Arabia Saudí, Emiratos Árabes y Yemen) mantienen para estos casos la pena de muerte. La discriminación basada en la orientación sexual y en la identidad de género no está oficialmente reconocida por los estados miembros de las Naciones Unidas (a pesar de que organismos de derechos humanos como el Comité de Derechos Humanos han condenado repetidamente la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género)." Vaya, vaya... pues sí queda camino por recorrer. Y aunque todo está ya dicho, no está dicho lo suficientemente alto ni lo suficientemente claro. Y es entonces cuando me vienen a la mente los amigos que conocí en Singapur, gays algunos de ellos, en el armario la mayoría, que aunque no sufren palizas ni peligro de una pena de muerte, viven en una sociedad en la que es mejor ser "normal" y no discutir de ciertas cosas. Y luego pienso en lo fácil que lo tuve yo, y en lo injusto que es que algunas personas tengan tan difícil el buscar la felicidad y el amor, y mira que romántico soy poco. Y me da que hasta que la homofobia no sea incluida en la lista de enfermedades mentales de la que hace 21 años salió la homosexualidad, no habremos llegado ni a la mitad del camino.
Así que días como ayer sirven para poner el tema sobre la mesa, poner al día nuestra información y recordarnos que no consentiremos ni un "normal" mal usado, ni "marica el que no bote", ni sonrojarse por el amigo que se empeña en darnos un pico, ni una mano señalando a dos chicos que van de la mano, ni un "que hagan lo que quieran pero en su casa". La homofobia se disfraza que da gusto, pero nosotros seremos más listos para quitarle la peluca.

11 comentarios:

Stultifer dijo...

Tu argumento se queda en el aire viendo cómo dormitas.

Mandrágora dijo...

Esta muy bien el post, tienes razón que desde aquí parece que ya esta todo hecho y en cambio toca seguir la lucha por aquellos sitios en los que la pena de muerte esta justificada por nuestros actos!

Mike Medianoche dijo...

Gran entrada caballero :-)

Xim dijo...

Nunca he sido de enarbolar banderas...

bss

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Gracias por tu post. Hoy me has tocado por dentro. Como de costumbre, vamos.

José R. González dijo...

Enhorabuena por esta magnífica entrada que comparto completamente :) Un abrazo

Nuria dijo...

Que grande eres Luis!

Melvin dijo...

Pues, creo que lo expuesto es muy claro, muy, muy claro. Pero me temo que las batallas se libran en pequeñas parcelas. El cambio generacional se está gestando...Tiempo al tiempo. Pero la educación es el pilar. Lo sabemos todos. Un abrazo.

Willy dijo...

Amén

AntWaters dijo...

Seeee; tiene muchas pelucas ese monstruo.

El... domingo...

Jaté, qué importará si fue domingo o sábado; será que me hago viejo... treinta años ya jajaaja... ¿no has visto a esa gente que te cuenta algo y se emperra en que sepas dónde ocurrió?

Pues fuimos a un restaurante italiano y vi un codazo, de una doña a una chica que tenía al lado; luego se giró el marido, que estaba enfrente...

Claro uno se olvida que es... jajajaja otra cosa que uno y su pariente, pero para el mundo... jummmm

Claro que presuponer que ellos son el mundo..., será por la concepción capitalista jajajaa... es de la mayoría... eso es mas democracia que capitalismo, ¿no?

Besos

Z dijo...

pues yo aún no hace ni cuatro años que tuve que aguantar una conversación entre jefes de mi antíguo trabajo con comentarios sobre si éramos unos enfermos y demás. Y claro, los jefes es lo que tienen, que uno les planta cara cuando tiene asegurado el puesto de trabajo, pero cuando no... así que guardé mi orgullo en la chaqueta, mi opinión en la sangre de la lengua que me mordía, y simplemente seguí fingiendo que no oía a unos capullos solucionar el mundo...

Que no es que no haya evolucionado yo, pero si te soy sincero, creo que seguiría mordiéndomela antes de enfrentarme con unos cavernícolas como aquellos... no dudo ni por un momento que queda mucho, pero mucho por hacer.