miércoles, 10 de febrero de 2010

Contr-adicciones

Hace un par de días salía del hostal. Iba a comer en el chino que hay enfrente. Me estaba meando. Así que por no volver a entrar, pensé: "me aguanto y meo en el restaurante". Cuando anoche estaba cenando en el mismo sitio, de nuevo meándome, pensé: "me aguanto y meo ahora cuando llegue al hostal". Hay días que, aunque mi destino esté a tomar por culo, me gusta recorrerme la ciudad a pie. Otras veces, por más que me proponga andar, para una parada cojo el metro. También me propongo ser más sano y beber sólo agua. Media hora después, estoy pidiendo una Coca-Cola con la comida. Como esos días en los que me propongo fumar menos, y son justo los días en los que se me va un paquete entero. Tengo mil pelis pendientes por ver en el portátil, y por más que me proponga reducir la lista, a veces no puedo evitar gastarme el dinero en el cine. Los días que me propongo acostarme antes y madrugar, termino llamando a un amigo a las once de la noche para dar una vuelta. Es un placer probar diferentes comidas, y me propongo abarcar toda la variedad posible, pero hay veces que no puedo evitar entrar en un McDonald's. Como hay veces que no puedo evitar tirarme tres horas en el facebook, habiendo entrado en internet para enviar esos mails pendientes. Cómo odio cuando alguien me dice "cuéntame algo!", y sin embargo no puedo evitar decirlo si hay un silencio incómodo...

2 comentarios:

Orologiaio dijo...

Me suena...
Lo mejor, al final, es disfrutar de las cosas ségún te las vaya pidiendo el cuerpo.
Y santas pascuas.

Willy dijo...

^^=) como siempre un placer leerte, y sentirme indentifcado xD porque hay veces que el corazón supera a la razón, hay veces que lo visceral se impone a lo racional... that's life! un besote muy grande desde (ahora mismo a mi pesar) Córdoba!^^=)