jueves, 29 de enero de 2009

Distraído... ocupado... evasivo... estropeado...

Confundiendo noche y día, absurdo y realidad, confundiendo las frases del Dr House con las pinceladas en rojo, las almas que se lleva una aparecida con la pluma derramando tinta lenta y viscosamente, los asesinatos de Dexter con violentos brochazos que por reiteración han cambiado su significado, un tachón de la lista de Earl con el último madrugón conseguido...
Odio al 80% de mis vecinos. Y adoro, a saber por qué, una niebla así de blanca...

1 comentario:

Javier Montoro dijo...

Es que la niebla es muy atrayente...